1. Guarreando con Moros


    Fecha: 01/09/2017, Categorías: Gays, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Hola a todos, yo tengo 30 años y desde siempre me he sentido atraído por los moros, contra más pinta dejados y varoniles más me gustan. Ese aire de machos con los cojones bien puestos, de folla-hembras que tienen, esos andares tan masculinos y sobre todo, y quien los haya probado me entenderá, ese olor tan especial que sale de sus partes y de sus sobacos, ummmmmmmmm a macho cabrio de verdad. Lo que voy a contar me paso en Valencia, yo no soy de allí, si lo fuera no me habría atrevido, fui a pasar un fin de semana con la intención de buscar árabes que me dieran el morbillo ese que tanto nos gusta a los viciosos. Llegue desde mi ciudad, me pille un taxi hasta la pensión que suelo ir, deje los bártulos y rápidamente me fui al cine x de la calle Alcoy, con el culito caliente, ganas de rabo moreno y mi botellita de poppers en el bolsillo. El cine X al que fui me da mucho morbo porque nada mas entrar , al lado de la taquilla, hay como una pequeña salita con sofás donde se sientan los cuatro viejos mamones y un montón de chaperos árabes y rumanos a la espera de clientes y tu los ves, y ellos te miran sabiendo a lo que vas, a amorrarte a sus rabos descapullados buscando su leche caliente, en definitiva buscando su hombría y sus aires de macho . Entré en la sala oscura, medio a ciegas y me senté en la primera butaca que vi., los chaperos no me hacían mucho caso por que joder tengo 30 años, buen cuerpo y claro como la mayoría de los maricas que van son viejos, pues no daba la pinta de ...
    un cliente potencial ,a mi aunque suene pedante no me faltan machos para que me enculen, pero no de árabes y es que el olor a moro tira mucho para las mariconas viciosas como yo. Mi plan era guarrear, allí no me conocía nadie y me podía dedicar a algo más que poner el culo, iba muy calentorro y las esnifadas que le pegaba a la botellita de nitrato no me ayudaban mucho a que me bajara la calentura. Los baños de ese cine, eso es lo mejor, están en la propia sala, se entra por una puerta que hay en la parte trasera, bajando unas escaleras y allí es un continuo bajar y subir de los moros y de los clientes. Pues en uno de los muchos cigarrillos que me fumé en el baño viendo pasar a la mercancía se me puso al lado un moro medio borracho de cerveza, tendría unos 35 años, pero que pinta guarro y macho tenia el cabrón, se me pone a hablar y yo no le hacia mucho caso porque le había echado el ojo a un morito muy guapo , pero el moro borracho venga a insistir, que si nos vamos al baño que si me la chupas, total que me empezó a calentar y mas cuando me levantó el jersey y me puso una de sus manos sucias y callosas en mi vientre acariciándomelo y al minuto a pellizcarme las tetillas ( que obsesión tienen los moros con las tetas), total que con el calenton del poppers y la situación, la gente pasaba al lado y nos miraba, cuando el moro borracho acerco su boca a la mia, su aliento a cerveza me pareció el olor mas varonil que había olido nunca. Me agarró de la mano y nos dirigimos a un wc , ...
«123»