1. Mi madre caliente


    Fecha: 27/09/2017, Categorías: Incesto, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Bueno, esta historia que les voy a narrar me sucedió hace apenas unos 3 meses, no usaré mi nombre real, por razones obvias, pero diremos que me llamo Felipe. Continuando, mi familia está compuesta por mi madre y yo, pues mis padres se habían separado hace unos 2 años. Ella es una mujer bastante atractiva, pelo largo, ojos verdes y sobre todo muy sexy. La verdad es que ella me excita mucho, se cambia ropa en frente mío, he visto sus hermosas tetas muchas veces, pero su coño se me ha negado a la vista, solamente lo he visto unas 5 veces en toda mi vida, y sólo de pasada, nuestra relación es muy cálida, ella siempre me besa en la boca, me acaricia, se acuesta conmigo, etc., pero es mejor continuar con mi historia, un día nos encontrábamos solos en la casa, habíamos llegado de comprar ropa, me fui a la ducha, cuando me estaba bañando, mi mamá entró al baño a mear, y al verla ahí, mi polla comenzó a erectarse, mi cara comenzó ! ! a ponerse roja , no sabía como disimularlo, estaba muy nervioso sobre todo cuando mi madre me miró y clavó sus ojos en mi polla, supe que se puso nerviosa, pues se limpió con rapidez y se fue a su habitación. Por la noche, estaba acostado en mi cama vestido con una polera y un pantalón corto, cuando mi mamá entró para despedirse, estaba vestida con una camisa de dormir no muy larga y con un gran escote, al verla en esa facha, mi polla comenzó a crecer, caminaba hacia mi cama cuando por casualidad botó un lápiz de mi escritorio, se dio vuelta para ... recogerlo y al agacharse pude ver su exquisito culo, no llevaba puesto nada bajo la polera, se acercó y me dio un beso en la boca y se fue, pero al rato llegó de nuevo diciendo que hacía mucho frío y que por favor me fuera a dormir con ella. Nos acostamos y ella se apegó a mí abrazándome y poniendo una de sus piernas sobre la mía diciendo: -"Hace mucho frío, así es que hazme cariñito en las piernas para calentármelas". Este comentario me dejó helado. Tomo una de mis manos y se la puso en una de sus piernas que comencé a acariciar desde sus muslos, subiendo a su culo poco a poco, mi polla estaba a 100, estaba a punto de explotar, le estaba acariciando el culo que hacía que me masturbara durante las tardes en las que estaba solo en casa, era una sensación exquisita, era muy suave y tibio. Seguía haciéndole cariño mientras mirábamos la tele, estábamos viendo una película bastante sana, y hubo una escena que comenzó a despertar a mi mamá, la protagonista estaba amamantando a su guagua, mi mamá me miró y nuevamente me dejó atónito con el siguiente comentario: -"Quiere teta mi hijito", Al oír esto me sonrojé y me puse más rojo todavía cuando ella sacó una de sus hermosas tetas por encima de la camisa de dormir, eran realmente hermosas, grandes con unos pezones café, la verdad es que me daba miedo chuparle una de sus tetas, pero la excitación me avivó, acerqué mi boca y comencé a succionar de esa maravilla, al hacer esto mi mamá lanzó un gemido bastante callado, pero lo pude sentir, seguí ...
«123»