1. Solo un café, con leche


    Fecha: 12/07/2018, Categorías: Hetero, Infidelidad, Autor: xavimysk, Fuente: CuentoRelatos

    -Está bien, pero solo un café después del trabajo- Justo esas fueron sus palabras y confieso que desde el mismo momento en el que las pronunció no pude hacer otra cosa que pensar en mucho más que un café. Habíamos sido inseparables durante muchos años hasta que nuestras vidas comenzaron a discurrir por caminos separados, nuevos trabajos, nuevas familias, finalmente perdimos en contacto. Varios años sin saber nada el uno del otro, pero siempre con el recuerdo en mente como más tarde nos confesamos hasta que finalmente un simple mensaje de texto sirvió para retomar el contacto. -Hola Laura, ¿Cómo estás? Hace mucho tiempo, ¿verdad? ¿Qué tal te va todo? Poco más que así fue el mensaje que volvió a prender la mecha de nuestra vieja amistad y que lentamente nos llevó justo hasta ese preciso café. Puesta al día, algunos reproches compartidos por nuestro abandono y confesiones de cariño y añoranza mutua que con los meses termino por en confesarse en algo que muy bien pudo haber sido pero que no fue. Una relación resurgida con nuevo brío y mantenida a diario, pero difícil de explicar a ojos ajenos y que únicamente era posible mantener mediante teléfono y mensajes de texto. Ganas de vernos y miedo de vernos, ambos sentimientos conviviendo juntos en guerra constante durante mucho tiempo hasta que finalmente llegó aquel café. El lugar escogido para aquel café fue un local de comida rápida ubicada en un centro comercial lo suficientemente alejado del entorno cotidiano de ambos como para ... estar alejados de miradas indiscretas. La hora justo a las cinco de la tarde, ambos debíamos salir una hora antes de nuestros respectivos trabajos con alguna excusa para llegar a nuestra la cita. Llegue al centro comercial alrededor de las cinco menos cuarto y aparque el coche a mi antojo en la última planta, ya que al contrario de las más próximas a la zona de tiendas y restaurantes se encontraba prácticamente desierta. Salí del coche y tras avanzar por el solitario parking hasta el ascensor y pulsar el botón me dispuse a esperar a su llegada cuando tu inconfundible voz me sorprendió haciéndome reaccionar con un leve sobresalto. -Veo que sigues sin complicarte la vida a la hora de buscar aparcamiento. Giré sobre mis talones y allí estaba ella. -Y veo que para ti no pasan los años y sigues estando igual de preciosa. Retrocedí un par de pasos para poder contemplarla. Estaba realmente impresionante enfundada en un vestido blanco que le llegaba hasta medio muslo y se cerraba al cuello dejando los hombros al descubierto. La prenda era realmente ajustada y la tela se veía salpicada por motivos florales en forma de largas y delicadas ramas que discurrían adaptándose a su voluptuoso cuerpo contribuyendo a resaltar curvas y redondeces. -¿Y bien? ¿Vas a darme un par de besos o vas a seguir mirándome embobado?- Preguntó sacándome de mi trance. -Claro que sí- Contesté reaccionando al momento y acercándome hasta ella nos besamos en las mejillas, casi como si de dos desconocidos recién ...
«1234...7»