1. Me cogí a mi cuñado y a mi suegro en la noche de peticiòn de mano.


    Fecha: 12/07/2018, Categorías: Gays, Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Soy afortunado de tener a la mujer que me gusta, pero mas afortunado de poder tener a los hombres que me provocan. Soy originario de Guatemala, tengo 32 años. mido 1. 90 mts, ojos verdes, barba de candado, velludo, cuerpo marcado por el ejercicio, y un buen trozo que atrapa miradas. Soy agente de ventas. Estaba de regreso de uno de tantos viajes que realizaba, como agente de ventas de una compañía farmacéutica, y tuve a bien, descansar en un hotel cercano a la plaza principal del centro de Antigua Guatemala. Salí en esa noche, a dar una caminata, y allí conocí a una chica muy guapa, Mayte, con la cual nuestras miradas se cruzaron, y todo terminò en un tòrrido romance, que terminò en una peticiòn de mano, pasados 5 meses después de conocernos. Justo el día de la peticiòn de mano de mi novia, conocí a mi suegro, un señor viudo, de 65 años, un señor bastante bien conservado para su edad, alto, robusto, y unas nalgas que llaman mucho la atenciòn. Ese mismo día conocí a Javier, de 21 años, el ùnico hermano de mi novia, un muchacho alegre, ojos cafè claro, cabello rizado y unos labios rojizos que contrastaban con el color de su piel morena. Las atenciones hacia mí, no se hicieron esperar, y la clásica pregunta tampoco: Qué fines tiene para con mi hija Mayte? Pues bien, no soy dado a explicar mucho, y pido a mi suegro me conceda la mano de su hija, para casarnos, el pròximo mes que viene, previo a que yo partiera rumbo a Costa Rica a una especializaciòn en mercadeo. Sin más ... titubeos y explicaciones, mi suegro se levanta, me da la mano en una forma muy cordial, y siento como al apretar mi mano, roza el dedo medio, entre mi mano. Me abraza, y siento su calor, y aliento como sofocado, cuando me da una palmada en la espalda. Mi cuñado se acerca, y me dice que soy bienvenido a su familia, y que es grato para ellos que un hombre tan interesante, haya puesto sus ojos en su hermana; palabras que no sè si eran halagadoras o con una intriga que encierra algo más. Mi novia, se luce con una cena que queda a pedir de boca, y empezamos los cuatro a departir algunas cubas, que van haciendo su efecto en el cuerpo de mi novia, quien a la tercera cuba, decide que se siente mareada, y se retira a su habitaciòn, dejándonos en la sala a los tres hombres solos. Me levanto del sillòn, y procedo a revisar en el dormitorio, que mi novia esté bien, y veo que se ha quedado completamente dormida. Regreso a la sala, y me sorprende ver que mi suegro y mi cuñado, se han quitado la camisa, y han quedado sòlamente en camiseta. Me acerco a ellos, y me invitan a otra cuba, la cual acepto sin objeciones. Mi suegro, quien estaba sentado a mi lado. pone su mano sobre mi rodilla, y me dice abiertamente: - Desde hoy, considérate como un hijo para mí, eres bienvenido a la familia, y esta noche será inolvidable para tí y para nosotros. Dicho esto, sigue rozando mi rodilla y mi cuñado se coloca al lado posterior a su padre, y me siento como un rey, teniendo a dos machos a mi lado. Mi cuñado, ...
«1234»