1. En el desierto conocí el paraiso


    Fecha: 02/09/2018, Categorías: Bisexuales, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    En el desierto conoci el paraiso... Separado 55 años, soy un hombre formado, bastante conservador.Estuve casado 25 años y tengo hijos grandes y nietos. He tenido sexo esporádico con muchas mujerespero la experiencia que voy a contar ha sido increible para mi. Conocí a un ingeniero –José-de unos 40 años, con quien viajamos habitualmente al norte desértico de mi país, por un proyecto minero. Una noche charlando sobre mujeres nos emborrachamos ycaimos en las confidencias. Mientras me contaba como se había tirado a unas amigas de su hija, yo le conté como me había tirado a unas estudiantes de la universidad donde imparto clases. Nos fuimos de confesión en confesión hasta que me contó que una vez hizo un trío con una amiga y su primo y que entre los dos se la hicieron con doble penetración. La historia era exitante y le confesé que me había dejado caliente. La historia incluía un episodio gay: cuando él se tiraba a su amante por el ano el primolamio la unión genital y de paso le chupo la verga a mi amigo José. “No soy gay me dijo José, pero sentir que me culiaba a mi amiga y de paso mi primo me la mamaba me hizo eyacular. Fue una rica experiencia. Lomás increíble es que eyacule en la boca de mi primo..y lo peor es que fue delicioso!!!” Cada cual se fue a su habitación y a la mañana siguiente partimos temprano rumbo al desierto. Le confesé que me había dormido muy exitado con su historia. Después de tres horas de viaje, los temas seguían girando en torno al sexo, entonces paramos ... nos dio sed y descansamos un rato. Le estaba contando la historia de cuando mi ex se tiro a un amigo y los detalles de las mamadas que mi ex esposa le hacia a su amante, cuando José me interrumpió. “Carlos te debo hacer una confesión” me dijo José, “…nunca me había pasado esto pero debo decírtelo. Estoy muy exitado con estos cuentos y necesito masturbarme…”Quedé asombrado, y en la mitad de la nada, en pleno desierto, se baja el pantalón se sienta en la camioneta, abre la puerta y comienza a masturbarse. José era dueño de una verga descomunal, gorda, dura, inmensa de larga, cabezona y con muchas venas. Mientras se la jalaba se quejaba y me fui calentando. También me quite el pantalón y los dos comenzamos a masturbarnos. De pronto cerré los ojos mientras me pajeaba sentí la mano de mi amigo… abro los ojos y estaba sonriendo mientras con su mano izquierda me masturbaba. “…perdona, pero tu seriedad y virilidad me exita mucho”, me dijo. Al comienzo mi primera reacción fue de enojo, pegué un salto, enseguida me rei, y le dije…”lo haces exquisito”. Su verga era amenzadoramente dura, brillante y venosa. Tenía una cabezota dura y bien dibujada. Estire la mano y se la toqué, la empecé a masturbar y José cerró los ojos se acomodó en el asiento, me incliné y lentamente la acerqué a mi boca… abri mi boquita de macho y por primera vez sentí que me comía un pene grueso y erecto.En el desierto no transitan autos, asi es que pude chupar tranquilamente. Le pedí a José que se desnudara, lo toqué ...
«12»