1. Mi madre cumplió la fantasía de cualquier adolescente


    Fecha: 29/09/2018, Categorías: Voyerismo, Sexo con Maduras, Autor: BrianDeAlmagro, Fuente: CuentoRelatos

    Esto que voy a contar es totalmente real por lo tanto mi nombre por obvias razones es totalmente falso al igual que la cuenta, voy a tratar de ser lo más sincero y detallista posible, hablar sin pudor sobre mi madre porque la idea es que a través de lo que leen puedan imaginarse todo, pasaron varios años así que es un tema totalmente superado, pueden mandarme un mensaje si quieren que les detalle alguna parte del relato, empezamos. Tengo 22 años, soy de Buenos Aires Argentina, del barrio de Almagro, siempre fuimos una familia de pocos recursos, tanto yo como mi madre nacimos en Villa Fiorito hasta que falleció mi abuela y desde ese día tuvimos que mudarnos varias veces, lo ocurrido sucedió hace 3 años, en ese entonces tenía 19 años, mis padres están separados desde que nací y mi madre desde ese entonces hasta la actualidad tuvo varias parejas, casi nunca estuvo sola, salvo un periodo de tiempo de tres meses aproximadamente que fue justo cuando sucede este relato. Luego de separarse de su última pareja con la cual habían estado 7 años nos mudamos solos a una casa, las peleas no tardaron en llegar ya que mi madre no estaba nunca en mi casa, los días de semana trabajaba todo el día, los fines de semana salía de fiesta y me sentía totalmente abandonado, la primera vez que me di cuenta que le atraían los menores fue cuando en Facebook unos chicos de no más de 19 años subieron fotos bailando con ella y la etiquetaron (obviamente sin su consentimiento) tuvimos una gran discusión ya ... que me parecía absurdo que una mujer de 40 años vaya a lugares para gente adolescente. Ese año iba a ser diferente ya que mi mejor amigo de la infancia se volvió a mudar a la capital después de muchos años sin verlo y estaba muy contento, cuando por fin llegó fui a buscarlo a la parada del micro me quedé asombrado por cómo había cambiado su aspecto tanto físicamente como en su forma de ser. Pasaron los días y comenzamos el colegio, mi amigo al ser nuevo era la novedad, todas las chicas se fijaban en él, todos querían juntarse con él, yo lo admiraba y sentía lo mismo que por un hermano mayor pero él no me trataba bien, a veces me insultaba pero yo siempre lo perdonaba ya que lo quería mucho. Un día después del colegio lo invité a mi casa ya que siempre estaba solo porque mi madre trabajaba, al llegar tuve la sorpresa de que ese día ella estaba en mi casa, pero nunca tuvo problema en que lleve a amigos a mi casa así que estaba tranquilo, pero esa tranquilidad se me fue segundos después al ver como se miraron, se notaba una tensión increíble. Nervioso lo primero que hice fue contarle quién era a mi amigo, ella no podía creer como había cambiado y empezaron a hablar de nuestra infancia y la conversación tenía un tono amistoso por lo tanto me quedé calmado. Pasaron varios días y todo seguía normal, mi amigo venía muy seguido a mi casa, se quedaba a dormir y nuestra relación fue mejorando poco a poco tomando confianza como cuando éramos chicos. Hubieron dos cosas que me llamaron la ...
«1234»