1. Pasión y amor ¿por qué no?


    Fecha: 06/10/2018, Categorías: Hetero, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Me recosté sobre ella nuevamente y la besé sus pezones, uno y otro, muchas veces, enseguida los puse dentro de mi boca y le pase la lengua hasta que mis dientes se clavaron en ellos. Percibía claramente como se endurecían entre mis labios notaba que mi pene crecía desmesuradamente como nunca lo había hecho antes, notaba esa sensación que solo los amantes llenos de pasión la conocen. Seguí bajando por su estómago chupando cada centímetro de su perfecto cuerpo que se retorcía de placer bajo mi excitada mirada hasta que llegué a su vagina, depilada como en mis sueños me la imaginaba, bonita, sensual y provocadora como pidiéndome que la saborease, la miré a los ojos y ella me miró mostrando en su cara las ganas que tenía de sentir mi lengua en su parte más privada. Me acerqué casi temblando expectante de sentir y hacer sentir todo el amor que profesaba hacía ella, empecé besándola las ingles mientras que con los dedos abría los labios para dejar el terreno libre hacia su clítoris, lo rocé con la yemas de los dedos fue en ese momento cuando noté lo húmeda que estaba y lo excitado que me encontraba, solo pensaba en penetrarla de la manera más salvaje que nunca antes la había hecho, ella se merecía tener infinitos orgasmos como infinito era la pasión y el deseo que tenía hacía ella. Pasado ese momento de euforia masculina seguí chupándole la ingle y saboreando cada vez más su vagina mi lengua subía y bajaba cercando su clítoris en un movimiento rítmico que era acompañado por sus ... jadeos y cuanto más gritaba de placer más excitación me producía y más dentro la metía la lengua notando lo húmeda que estaba y saboreando zonas que nunca antes había explorado, ella me susurraba entre jadeos que la penetrase que estaba deseando tenerme dentro y poder notar mi pene dentro de ella pero decidido a que el orgasmo la llegase con prontitud y no por medio de la penetración, en un movimiento rápido la puse bocabajo para que mi dedos empezaron a penetrarla mientras la llenaba de mordisquitos el culo. Su movimiento cada vez era más incontrolado y mi movimiento de dedos más fuerte, tenía dos dedos dentro de ella y solo sabía decir me voy a correr, me corro, me corro y cuando mis dedos notaban como el líquido vaginal eyaculado se desbordaba por su vagina no pude resistir la tentación de llevármelo a la boca y saborear ese jugo tan delicioso a la vez que ella apretaba con sus manos mi cabeza hacía dentro...... Por más de cinco minutos duro tan delicioso manjar todavía no se como consiguió tomar las riendas de la acción solo se que me vi abajo y ella encima de mi chupándome los pezones y pasando su lengua por mi cuerpo hasta llegar a mi pene que se lo metió en la boca con un movimiento lento y progresivamente en aumento. Me vi desbordado por tanto placer, nuca antes había sentido como una lengua y una boca podía darme tanto placer pasados unos minutos que para mí fueron horas de placer no pude más y mi cuerpo me pedía penetrarla y fue así como ella adivinando mi pensamiento ...
«123»