1. TODO LO QUE PERMITI QUE ME HICIERA MI NOVIO (5)


    Fecha: 07/10/2018, Categorías: Hetero, Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    ME PIDIÓ COGER CON OTRO… Y YO LE OBEDECÍ; Y LES CONFIESO QUE ME SENTI MUY A GUSTO COGIENDO CON ALFREDO. TODO LO QUE PERMITI QUE ME HICIERA MI NOVIO (5) ME PIDIÓ COGER CON OTRO… Y YO LE OBEDECÍ Pues si, como dice el refrán “tantas veces va el cántaro al agua que termina por romperse” y entre lo que me decía Rafael y lo que vivía con Alfredo, sentí curiosidad de saber si podría coger con este ultimo y aun ser la novia del primero o cuando menos contarle con detalles, como él quería, cómo era que Alfredo me cogía. Tardé como dos meses o poco mas en aceptar lo que me proponía Rafael, o sea que cogiera yo con Alfredo. No me animaba del todo porque honestamente Alfredo si pensaba en mi para casarnos y así me lo dijo varias veces, y hasta me invitaba a su casa y me aceptaba toda la familia. Pero sentir dentro de mi la verga de Rafael era lo máximo y pensar que otro me la metiera se me hacia difícil de aceptar, se los confieso. Un día nos enojamos Rafael y yo por algo, no recuerdo bien la razón, y esa noche Alfredo me había invitado a salir. Le busqué la cara a Rafael y de mal modo aceptó diciéndome: -Si, anda… ve con ESE y disfruta mucho de lo que te haga –y me pareció estúpida su respuesta pero en fin, a las 8 de aquel sábado pasó Alfredo por mi, y hasta la señora del doctor me apresuró diciéndome que no hiciera esperar mucho a mi “novio” y aunque Alfredo es de una familia religiosa, el de vez en cuando se tomaba una cerveza o una copa así que en la cena los dos nos tomamos un ... poco de vino que nos achispó algo y al salir del restaurante me invitó a bailar, cosa que me encanta, y acepté. El lugar era bonito y la música suave así que poco a poco me fui excitando y el pobre de Alfredo buscaba que su erección no se notara mucho pero yo sentía su verga rozando mi vientre y mi imaginación comenzó a correr… ¿Cómo la tendría, cuanto le mediría y sería gruesa o no? ¿Se sabría aguantar como Rafael o se vendría rápidamente? Pero y debía guardar las apariencias y se suponía que yo era señorita, así que solo lo fui llevando a un extremo de excitación para que de él saliera la iniciativa de que nos fuéramos a algún lado a coger… y así resultó. Me dejaba yo besar y acariciar mi cintura y hasta las caderas y lógicamente Alfredo se puso a mil hasta que por fin me dijo lo de rigor en esos casos: -Lupita, te amo… me gustas mucho, quiero demostrarte mi amor… quiero que nos vayamos a otro sitio… me encantas mi cielo, estas lindísima mi amor… te amo, Lupita. -Humm, yo también te quiero, Alfredo… me siento muy a gusto así contigo, mi amor… si, me gustaría salir de aquí e irnos a algún lugar tranquilo, papacito… ¿sabes tu de algún lugar por aquí cerca, mi amor? –le dije y observé su reacción. Como esperaba, Alfredo me repegó mas a su cuerpo y sentí su verga ya muy dura. Lo sentí suspirar en mi oído y me dijo: -Si, mi amor… ven, voy a pagar la cuenta para irnos –y así lo hicimos. Yo hacia el papel de una señorita a la que su novio está seduciendo pero en realidad tenia ganas ...
«1234»