1. Continúan los eventos con mi hija


    Fecha: 07/10/2018, Categorías: Incesto, Confesiones, Autor: DrGonzalez, Fuente: CuentoRelatos

    Que tal amigos, 2018 y apenas reportándome, pero la verdad que 2017 fue un año muy ocupado, aparte de lo que se vivió en la Ciudad de México con el sismo, pero afortunadamente toda mi familia bien así como espero que al igual sus familias estén bien. Sin más que comentar pues diré que después de la experiencia con mi hija en aquel diciembre del 16 se vinieron muchas cosas interesantes, todo el año pasado se hizo una relación a escondidas con mi hija. La propuestas de estar ella y yo en un lugar encerrados se hizo, fue en el mes de enero, acordamos en un fin de semana que no iban a estar conmigo con la excusa de que iba a pasar el fin con unos amigos, y como siempre era yo el encargado de llevarlos a donde tenían que ir pues se dio la ocasión. La lleve a un motel lujoso y bonito, el momento lo ameritaba así que no me medí y dicho por mi hija le encanto. Por ser la primera vez que fuimos a un motel, y ya acordado entre ella y yo, se visto y arreglo espectacular para la ocasión. Al llegar al motel quedo maravillada, al igual yo pues nunca había entrado a un motel con esas características, las otras no se merecían tanto. Si alguien ubica el motel boutique de periférico sur en la Sky Suite, puede darse una idea de porque mi hija quedo encantada. Al llegar no espero y se metió de inmediato a la alberca, sin más preámbulo hice lo mismo, le pregunte si quería ordenar algo de comer o si quería tomar algo, “por el momento algo de tomar estaría bien” me respondió, al pedirle que se le ... antojaba me dijo que lo que yo quisiera, que estuviera fuerte y que fuera para la ocasión, obviamente para ese día había pedido en el bar una Dom Perignon, le ofrecí la copa y bebió lentamente, solo me regalo una mirada y sonrisa hermosa recostando su cabeza de lado sobre sus manos seguido de un “gracias papá, te luciste, como siempre, con nosotros, mi mamá te conoce bien y dice que siempre sabes hacer de los momentos especiales más que especiales” después vinieron las interrogantes de porqué no funciono lo de mío con su mamá y las explicaciones veraces y ciertas fluyeron, estuvimos un rato en la alberca, jugando, besándonos, platicando sobre lo bien que la habíamos pasado esa noche en casa, enterarme cuantas parejas sexuales había tenido hasta ahorita mi hija y que al igual no era el único hombre mayor en su corta vida sexual. Decimos prender el jacuzzi y estar otro rato ahí, sin olvidar los besos y el toqueteo, hubo un momento en que intento chupármela debajo del agua, seguido de risas porque no pudo. Después de un rato de jugueteos cachondos y de admirar la mujer (porque ya no era una niña, y mucho menos era mi hija la que estaba ahí conmigo) y de ver ese hermoso cuerpo que solo me hacía recordar a su madre en su época de juventud (obviamente no se lo decía, creo que no hubiera sido apropiado, solo lo pensaba) me pidió que nos metiéramos a bañar. Me pidió que me saliera primero y que lo esperara en la cama. Cuando salió del baño me dejo estupefacto, portaba un baby doll ...
«123»