1. En la oficina con David


    Fecha: 07/10/2018, Categorías: Gays, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Hola. Les voy a contar la vez que mi compañero me hizo suyo en su escritorio, mientras todos los demás estaban en una junta. A los 20 años decidi meterme a trabajar, para poder tener un poco más dinero para mí. Bueno el lugar donde entre era una institución privada donde se hacía investigación. Y yo entré como becario, al igual que otro chico llamado David, la primera vez que lo vi no se me hizo guapo la verdad. Iba con una camisa azul y unos jeans rotos, muy fachoso la verdad. Pero la segunda vez iba con una camisa blanca, unos pantalones de vestir azul apretados que le quedaban muy bien. Fue en ese momento cuando me llamó la atención la primera vez, pero aun así no me gustaba demasiado. Yo la verdad no soy ningún Modelo ni tengo el mejor cuerpo. Soy un chico normal, pelo castaño, de color blanco, ojos cafés, muy normal la verdad. Nunca pensé que mucha gente se fijara en mí. Es más casi nunca lo hacen. Como solo nosotros dos éramos becarios, los demás tenían juntas muy seguidas. Era un martes y la junta empezó temprano. Por lo que no nos dieron nada para trabajar. Así que me puse a comer, me había llevado unos plátanos para desayunar. Empecé comiéndome uno, por alguna razón siempre los como de una manera muy sexosa. Bueno es lo que todo mundo me dice, pero no sé cómo comerlos normalmente. Voltie mi mirado hacia el lado izquierdo donde se encontraba David, se me había olvidado que estaba y estaba comiendo el plátano de la única forma que se. Pero cuando lo vi traía unos ... audífonos y se estaba riendo. De seguro está viendo un video pensé, así que seguí con lo mío. Ya iba por el cuarto plátano cuando lo volví a observar. Estaba igual que hace rato, pero tenía su mano derecha en su entrepierna. Entonces ha de estar viendo algo cachondo pensé. Alcance a ver su bulto y algo dentro mío quería tenerlo. Me le quedé viendo, y David se dio cuenta de eso. Me sonroje mucho y me di la vuelta, esperando que se olvidara de mí por un momento. Vi el reloj y apenas había pasado 10 minuntos desde que empezó la junta, generalmente duran una hora o más. Me estaba volviendo loco. Quería pararme y tomarlo ahí mismo a mi compañero. Volví a voltear para ver qué hacía y seguía teniendo su mano en su paquete y los ojos los tenía cerrados con una cara de satisfacción. Se estaba masturbando de una manera tranquila. Me pare y me acerqué a él. Me agaché y toque su pene por afuera del pantalón. El se incorporó de inmediato y se alejó. - ¿que es lo que estás haciendo?- me preguntó de una manera asustada -nada, es solo te quería ayudar un poco- sabía que nada iba a pasar y que todo iba a ser muy incomodo pero tenía que intentarlo - lo siento no debí hacerlo- me estaba yendo a mi lugar cuando me agarra por el hombre -espera!, ayer mi novia me dejó a medias y tengo muchas ganas de que alguien me la mame, pero no soy gay- me empujó hacía abajo -no te preocupes solo piensa que soy una mujer y ya- me arrodillé enfrente de él. Y le abrí el cierre, traía un bóxer pegado de color blanco ...
«123»