1. Se Robaron Las Pantaletas De Mi Mamá II


    Fecha: 07/10/2018, Categorías: Fetichismo, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Entramos a mi casa para decididamente buscar una braga usada de mi madre y llevarla para transarla por droga. Mi vale me dijo que si no quería mejor no les llevara nada, y mejor conseguiríamos dinero para seguir chupando y drogándonos, en eso tocaron a la puerta, era el Bigos que según lo había mandado el Padrino para convencerme, y sacó en una bolsita de polietileno 10 grapas 5 de coca y 5 de crack. Son 5 y 5 grandes y de la que se clava el Padre ¿se hace o no se hace? Asentí con la cabeza sin decir palabra, y el Bigos entró al patio para testificar que la entrega fuera genuina. Con la presión alta, entré a la cocina por las llaves de los cuartos de arriba pues estaban cerrados, primero fui al cuarto de ropa donde había un cesto de ropa sucia, y no encontré mas que un vestido gris claro recto y de algodón, un medio fondo crema, un sostén blanco que olía a sudor y aroma de las chichotas de mi madre, pero lo dejé en su lugar pensando que en su cuarto podría hallar algún calzón usado, pues una que otra vez había visto alguno bajo su cama, en su buró o debajo de la almohada; que fue donde encontré un tanga de encaje blanco: "manchadito de sudor y orina de la parte delantera, y en la parte trasera una rayita como de 5 centímetros de color amarillo tirando anaranjado, era una manchita como rajita de canela, en ese momento estuve a punto de acharme para atrás y dejar ese preciado fetiche en su lugar, pero era más poderosa mi necesidad de drogarme y me resigné, pero antes de otra ... cosa lamí amorosamente esa embarradita de la popo de mi mamita; después la envolví en un kleenex y bajé hacer la entrega al Bigotes que me esperaba con mi vale en el patio. Bajando entramos a la sala y se la brillé, apenas la rebisó con la punta de los dedos y al ver la caquita de mi madre hasta se saboreó igual que mi vale; el Bigotes la volvió a envolver en el kleenex. Fue cuando la volví a tomar y le dije: "que sean 10 y 10 grapas dile al Padrino". Alzando los hombros llamó por celular al Padrino y luego de hablar con el en el patio, entró y me dijo. Ten las 10 que traigo, y vamos por las otras 10. Salimos y fuimos por la carga,al regreso del intercambio, nos encontramos a una amiga que traía lo suyo (mota y rivotriles) y nos fuimos por otro pomo para seguir inflando y drogándonos. El domingo que llegaron mis jefes, me hallaron bien clavado en mi cuarto, pero no me dijeron nada y a mi madre la vi hasta el lunes pero no me dijo nada. Y no fue sino hasta el tercer o cuarto día que me preguntó por su cachetero amarillo de licra, y el bikini de nylon color morado. ¿Guardaste mi cachetero que dejé arriba y el calzón moradito que dejé abajo? No, los has de haber dejado en otro lado. ¿Quién entró a la casa? Nadie. Ella movió la cabeza en señal de reprobación pero ya no me dijo nada, tampoco del tanga blanca que dejó sucio bajo su almohada. Y para acabar pronto, como a las 2 semanas que me asomé si mi madre ya venía del mercado, vi que se bajó del coche de don Roberto un automovil ...
«123»