1. El Desafío (Re-pub)


    Fecha: 09/10/2018, Categorías: Voyerismo, Primera Vez, Tabú, Autor: Arandirelatos, Fuente: xHamster

    Qué hacer... cómo responder cuando te desafían a cogerAgudos y apasionados, aquellos gemidos se escuchaban con claridad e intensidad, aún en la calle donde estábamos. Y todossabían de quien provenían, no había duda. Emanaban de aquella dulce y hermosa boquita. Venían de la protagonista del día.Y hasta parecía burla, mientras nosotros aún seguíamos trabajando, recogiendo el equipo, aquellos muy campantes ya le estabandando vuelo a la diversión.¡Carajo!, y pensar que fui yo quien la metió en esto.La conocí en unCCH, mientras yo daba unTaller de medios audiovisuales. Aún seguía en la Facultad de Comunicación perochambeaba para pagarme la carrera.Ella era una de mis alumnas más destacadas. Siendo muy guapa, trabajaba de modelo de dibujo al desnudo demostrando que erauna chica especialmente desinhibida. Le interesaba la actuación, la danza y otras artes escénicas. No puedo negar que me atrajodesde los primeros días. Luego, gracias a los cotilleos de algunos de sus compañeros me enteré de que era bastante promiscua eincluso bisexual. Así que, obvio, me nacieron grandes deseos por culeármela.Como, además de dar ese curso, yo también trabajaba en comerciales, y conocía a gente del medio, le ofrecí introducirla en aquelmundillo de la publicidad.La cité una tarde para que fuéramos a una agencia de casting. La muy desconfiada no me creyó, pensó que sólo queríaaprovechármela y llevó a su novio con ella. Me encabroné de sólo verla llegar con el wey.Sin embargo, demostrándole que era en ... serio, la contacté con la agencia.Le tomaron fotos y la incorporaron a su carpeta de actrices.No pasó mucho para que la llamaran a castings de comerciales y así obtuvo sus primeros trabajos en el medio.Incluso también modeló para revistas de moda.Y mientras la muy cabrona viajaba por el mundo y ganaba buen dinero...... a mí ni me lo agradecía.¿Y cómo esperaba que me lo agradeciera?Bueno, con algo de cortesía de su parte; reciprocidad, caray. Si ella lo pasaba bien con el camino que yo le había abierto, yoquería pasarlo bien con ella. Nada del otro mundo. Algo de buen sexo, digo, era algo que no le costaría ningún sacrificio a unachica que disfrutaba de eso.Además me lo creía bien merecido. Ante Jimena se abría una prometedora carrera por delante.Y si yo le había abierto el camino ella bien podía abrirme sus piernas, ¿o no? Además aquello no le costaría ningún trabajo, la muycabrona se las abría a cualquier actor que le pareciera atractivo; así, sin más. No se detenía ni porque aún salía con ese wey delCCH.Incluso le puso los cuernos ante sus ojos. Y eso lo vi con los míos propios pues, en ese comercial, coincidimos; yo estabatrabajando como asistente de producción. Estábamos grabando y entre toma y toma el desgraciado actor se la cargaba de acaballito. Eran más que obvias las intenciones de cada cual. Eso, y las diferencias de edad, daban de qué hablar a los miembrosdel crew pero, aún así, la Jime, bien que se divertía. No le importaba que la tomara de los muslos y de las ...
«1234...8»