1. La bruja de mi mamá


    Fecha: 09/10/2018, Categorías: Incesto, Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    'Y ella sacaba un palo, por lo general era el palo de la escoba y me daba mis buenas nalgadas hasta que se me ponía rojo ardiente mi trasero. También ella llegaba a tratarme de esa manera cuando no obedecía de inmediato a lo que me mandara hacer. Como la odiaba!. Fue una de las etapas más feas de mi vida'. Siempre viví dominado por los regaños de mi madre, siempre me regañaba por cualquier cosa, mas que estricta, parecía una bruja, la cual no me dejaba respirar si antes no le pedía permiso, imagínense: si llegaba 10 minutos tarde a la casa después de salir de la escuela ella me decía: - ¿A dónde te fuiste?, ya te dije que te quiero a qui temprano. Orale Y ella sacaba un palo, por lo general era el palo de la escoba y me daba mis buenas nalgadas hasta que se me ponía rojo ardiente mi trasero. También ella llegaba a tratarme de esa manera cuando no obedecía de inmediato a lo que me mandara hacer. Como la odiaba!. Fue una de las etapas más feas de mi vida. Mi madre era soltera, nunca conocí a mi papá, mi abuela me dijo que un día se fue de parranda y que nunca más regreso a la casa. Por otro lado mi abuelo me dijo que se fue a buscar trabajo a EU y que nunca regresó, bueno esto no importa, el caso es que siempre he vivido con mi madre. Mi mamá es de piel blanca, desde siempre su cabello ha sido largo castaño, pero se lo pintaba de rubio, su cabello le llegaba hasta un poco más arriba de los codos. Cuando salia a algún lado, por ejemplo, a la iglesia o al supermercado siempre ... le gustaba pintarse los labios de rojo. También le gustaba salir con pantalones de mezclilla ajustados. Mi madre era gorda, pero no obesa, tal vez si su estatura fuera mas baja, si se le hubiera considerado como muy gorda, pero ella medía en realidad 1. 85 m de estatura. Era una mujer que imponía autoridad con su simple presencia, como si fuera una guerrera de esas amazonas. Pero lo más bonito, lo mas atractivo, lo mas antojable, lo más delicioso y lo más, probablemente descarado eran sus pompas y sus piernas; se podría decir que en cada pierna cabía una chica de complexión delgada. Ella era el error de la naturaleza mas bonito que existía, por que, a pesar de que tenía algunas lonjas, su rostro blanco no poseía rastro alguno de grasa: no tenía para nada grandes cachetes ni papada, sus labios siempre estaban bien paraditos y su vista siempre estaba medio cerrada, como si estuviera a punto de cerrarlos, pero siempre estaba atenta. A pesar de que no tenía conciencia sobre el sexo, siempre me gustaba verla así; mi mamá me gustaba, me sentía extraño por no saber que me estaba pasando. Pero cuando no se arreglaba se veía como un monstruo o como una bruja y eso hacía que recordara lo disciplinaria que era conmigo. No se por que todo le molestaba, tal vez era por que no tenía un hombre en la casa. Tal vez yo le recordaba a mi papá, en fin, tanta era su tiranía que un día me disciplinó de una manera diferente, no violentamente hablando. Resulta que cuando iba al jardín de niños, unos ...
«1234...15»