1. La probé, me gustó, y ahora no se que hacer 2


    Fecha: 11/10/2018, Categorías: Gays, Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    dejas chuparla un poquito antes de llegar?", le dije, Juan me dijo que si, y yo sin decir nada me arrodille frente a él y se la empecé a chupar con tanto placer, que en ese momento me sentía mujer. La chupaba, la lamía, la metía hasta mi garganta, Juan se abrió todo el pantalón, sacando sus peludos huevos, que yo se los empecé a lamer y chupar uno a uno, "bueno, vamos", me dijo, sacando su pija de mi boca y seguimos caminando. Yo seguía caminando junto a él, y notaba la sensación de tener su pija en mi boca, iba deseando llegar para tener la pija de Juan metida en mi culo. Yo iba sorprendido de mi mismo, tanto me gustó la pija que estaba desesperado por volver a ser cogido. Cuando vi el rancho de Juan, casi salgo corriendo para llegar antes. Esos cien metros que nos separaban del catre de Juan, me parecieron mil metros. Cuando llegamos, de inmediato me quité los pantalones, me tendí boca abajo en el camastro, y me abrí las nalgas, "mira mi amor como te espero", le dije, abriendo y moviendo mi culo. "Que marica desesperada por la pija", me dijo, dándome una palmada fuerte en mis nalgas, mientras se quitaba el pantalón. "Haber maricón ese culo?", me dijo, dándome dos palmadas mas, fuertes, me hizo gritar, pero me gustaron. "Acá esta el culo de tu marica", le dije, abriendo mis nalgas y levantando mi culo, lo movía para los costados, lo provocaba, "hay Juan, coge a tu marica que te espera con su culito abierto, mete toda tu pija y hazme disfrutar de un buen macho", le decía, ... sin dejar de mover mi culo. Juan se para a mi costado, y siento como me empieza a meter el dedo en el culo, haciendo que gima de placer a medida que el dedo entraba, "el dedo no, quiero que metas tu pija, que me cojas bien cogido", le decía,sin soltar mis nalgas y gimiendo a medida que Juan movía su dedo en mi culo. "Que quiere el mariquita?", me decía Juan, parado a mi lado, con su pija bien dura y su dedo entrando y saliendo de mi ojete, "que me cojas, que me metas toda tu pija en el culo y me hagas tu hembra", le decía, desesperado por que me coja de una vez, pero se hacía desear, "así que queres ser mi hembra?", me dijo, sacando su dedo de mi culo, y volvió a darme otra palmada en las nalgas, "soy tu hembra, no te olvides que vos me rompiste el culo", le dije, siguiendo el juego que quería hacer Juan. "Hay, que maricón este", dijo Juan, subiendo encima mio y acomodando su pija contra mi ojete después de haber dejado caer saliva y empieza a hacer fuerza y yo gemía a medida que su pija iba entrando en mi culo, movía mis caderas para los costados mientras Juan no dejaba de meter la pija en mi culo, hasta que siento como me aplaste con su cuerpo y su pija me entra toda, "ya esta marica, ya tenes toda la pija dentro del culo", me decía, moviendo despacio su pija bien adentro de mi culo, "ha, así, cógeme despacito, deja que disfrute como me coges, como se mueve tu pija en mi culo", le decía sin dejar de abrir mis nalgas, disfrutando como Juan sacaba y metía su pija despacio en mi ...