1. Esclavas sexuales disney II: Jasmine


    Fecha: 11/10/2018, Categorías: Dominación, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    CASA DE SUBASTAS, PARÍS, FRANCIA. 25 DE SEPTIEMBRE DE 1999. Jasmine estaba desnuda, sus firmes pezones duros debido a que sus bien formadas tetas estaban expuestas al frio aire de la sala de subastas. Sus manos estaban encadenadas al suelo de su cabina, decorada con motivos árabes, y sus piernas, también encadenadas al suelo, estaban separadas para que la gente tuviese facil acceso a su coño. Hombres y mujeres, jovenes y viejos, aprovecharon la oportunidad para jugar con sus tetas y su coño. La princesa luchó al principio, tratando de desembarazarse de sus cadenas, corcoveando cómo un potro salvaje pero pronto se rindió e incluso sintió vergüenza al darse cuenta de que estaba empezando a gustarle la atención que su coño recibía, aunque nadie se quedaba con ella el tiempo suficiente para darle u orgasmo y empezó a sentir la desespeada necesidad de corrérse. Finalmente un hombre se acercó y le metió los dedos en su húmeda vagina. -Por favor... por favor, haz que me corra -suplicó con voz suave. El hombre sonrió y le empezó a meter y a sacar los dedos hasta que su espalda se arqueó y gimió suavemente al llegar el ansiado orgasmo. El hombre llevó sus empapados dedos a los labios de la joven, que los lamió con diligencia mientras ardía de humillación. Cuando el tiempo de probar la mercancía acabó y vendieron a unas cuantas princesas antes que a ella, el subastador se dirigió a su cabina. -Aquí tenemos a la encantadora princesa Jasmine, hija del ... sultán de Agrabah. La puja comienza en 20.000 dólares -anunció. La humillada Jasmine bajó la cabeza, ignorando la guerra de ofertas. Ni siquiera quería ver a su nuevo amo. MANSIÓN DE WILLIAM ERRINGTON, LONDRES, INGLATERRA. 28 DE SEPTIEMBRE DE 1999. Las piernas de Jasmine estaban encadenadas a los lados de un semicirculo de madera. Su espalda estaba curvada sobre el semicirculo y sus muñecas estaban esposadas a sus tobillos. Alrededor de ella se desarrollaba una fiesta dónde la gente comía, bailaba y fornicaba. Sólo había pasado una hora cuando un hombre y una mujer se aproximaron a ella. La mujer, una sonriente pelirroja, se arrodilló ante la cara de Jasmine y el hombre se bajó los pantalones y llevó su polla hasta el coño de Jasmine. Entonces oyó la voz de su amo: -Será mejor que le comas el coño a la señorita princesa. A menos que quieras volver a ser castigada -Aquél hombre ya la había azotado violentamente por negarse a hacer el amor con él en el vuelo a Inglaterra. El recuerdo hizo que se estremeciera y al mismo tiempo, se pusiera tan cachonda que ya no podía contenerse más. La lengua de Jasmine entraba y salía del coño de la excitada mujer mientras aquél extraño la enculaba por detrás. La polla del hombre salía y entraba de ella ritmicamente hasta que, con un gemido, se derramó dentro de ella. La pelirroja también se corrió y fueron reemplazados por otra pareja. La fiesta duró toda la noche y Jasmine fue violada por todos los asistentes.
«1»