1. Mi viudita


    Fecha: 11/10/2018, Categorías: Hetero, Sexo con Maduras, Autor: opeke6969, Fuente: CuentoRelatos

    Yo trabajaba en varios lugares y caminaba toda la mañana, un día cuando ya terminaba mi rutina vi delante de mí a una mujer que llamo la atención por su largo pelo negro y su vestido ajustado al cuerpo, solo pensé en decirle un piropo y nada más, al alcanzarla le dije un piropo que no recuerdo, ella me miro y comenzó a caminar, yo tengo baja auto estima y decidí no molestarla más para evitar algún ademán de desprecio que jamás olvidaría, al llegar a la siguiente esquina cruzo la calle y casi al frente de ella había una ventana de un local que reflejaba como un espejo, ella continuo caminando y mirando el espejo para ver si yo la seguía, una cuadra después ingresamos a una plaza muy grande de aproximadamente 200 metros por 200, ya pasando el centro de la plaza Caminábamos por un pasillo angosto cercado por ligustros, ella de repente se da vuelta y camina en mi dirección, yo seguí caminando y se paró justo en frente mío y me dice… -¡yo soy una mujer grande, porque no seguís a una chica de tu edad? Y le dije... -¡es que no me interesan las de mi edad porque están pavoneando!, y me dijo... -¡bueno, quieres que vayamos a un café? -¡por supuesto! -le respondí. Fuimos a un café y me contó que en una hora tenía que dar clases en un colegio secundario, luego me contó entre otras cosas, que era viuda hace cinco años, antes de despedirnos sacó un papel y anoto su dirección y quedamos en que en unos días la visitaría. A los dos días llame por el portero de su departamento y me dejo ... pasar al edificio diciéndome que esperará unos 20 minutos en los sillones del hall, y luego subiera, pasado los 20 minutos llame a la puerta de su departamento y al abrirme me estaba su imagen casi me hace perder el control, pero yo tratando de aparentar experiencia me contuve, ella tenía puesta una bata negra casi transparente y debajo podía ver su corpiño y una tanga color rosa viejo, y unas medias de red del mismo color, sus pechos me sorprendieron ya que eran más grandes de lo que yo pensaba. Me tomo de la mano y entramos a su habitación, me coloque frente a ella y comencé a acariciarla lentamente mientras le sacaba su bata y luego ella me sacaba la remera, y desprendía mi pantalón, cuando quede solo con el slip, me arrodille y mientras acariciaba sus piernas le bajaba las medias, sin dejar de pensar cual sería mi próximo movimiento para no hacer el papelón de inexperto, luego de sacarle las medias me incorpore mientras pasaba mi mano entre sus piernas y suavemente hacia rozar un dedo sobre su tanga, y luego comencé a acariciar sus pechos, sus brazos y su abdomen con la yema de mis dedos, ella bajo sus manos y me acaricio el pene por encima de mi slip, y luego me lo bajo hasta dejarlo caer, tomó mi pene en sus manos y continuó acariciándolo lentamente, comencé a pasar mis labios por su cuello y bajando hasta sus pechos aun cubiertos, lamiendo delicadamente su corpiño para luego subir en busca de su boca la cual me negó rotundamente con un discreto movimiento de su cabeza, ...
«12»