1. La pertenencia (3) La pieza


    Fecha: 20/10/2018, Categorías: Dominación, Sexo Oral, Autor: ibarra.heber, Fuente: CuentoRelatos

    No había timbre pero previno ese inconveniente mirando seguido por su ventana abierta, la única abierta con cortinas y un macetero con flores chicas. Debe haber salido un poco antes del trabajo. Bajó para guiarme. El besito de saludo no siguió progresando, no era necesario. El espacio común tenía un desagradable olor a humedad, principalmente por el baño común y el lavadero, a pesar de haber en una sequía con uso restringido del agua potable. La estructura era de concreto precariamente pintada. Efectivamente vivía en una pieza. Agradecí el cambio de olor. Olía a limpio, y no particularmente por mi visita. El lugar era limpio. Soportó estoicamente mi inspección visual del lugar. Podía suponer su pulcritud independiente de mi ingreso, por supuesto que exacerbada. Muchas de las cosas eran de segunda mano. Era claro como la aplicación de su buen gusto fue limitado por su presupuesto, ajustado en la calidad de los materiales pero no en la combinación. La cama ocupaba el centro. Madera era preferible a metal, aunque sea barata. El color del cubrecama hacía juego. Un velador funcional con una lamparita y un cargador de su celular enrollado. El refrigerador debe haber venido con la pieza, y desde hace bastante tiempo. Era de medio cuerpo y la puerta se abría accionando la manilla. Los únicos implementos de cocina eran una hervidora y una juguera. Improvisó un mantel de género para reemplazar el de plástico. Las sillas eran de madera y parcas, con unos cojincitos de un solo color. ... El closet tenía la capacidad necesaria para no poner la ropa en sillas y mesas. Lo cargado del librero era lo más singular de la pieza. El Alquimista, Antología del Cuento Boliviano, Pueblo Enfermo, Juego de Tronos, una enciclopedia de antes de Wikipedia, El Quijote, una buena traducción de Hamlet, Así se Templó el Acero, un curso de inglés autodidacta, Juventud en Éxtasis, Salud Reproductiva y Sexual, Me Avergüenzan Tus Polleras y otros más. Todo con bastante uso. En la pared no había ni figuras infantiles ni puestas de sol con mensajes románticos. Sólo fotos. Fotos chicas y medianas de la familia, todos juntos y de cada uno, de paseos; uno al Titicaca y otro a los Yungas; las de curso de graduación del colegio y de la U, y de ciudades-icono del mundo; distribuidas por la pared con, como no, muy buen gusto. La televisión brillaba por su ausencia. La luz natural era suficiente, y cuando no había una ampolleta en el techo. "Este fin de semana viene mi padre a instalarme un lámpara." Su primera explicación durante la inspección. "Mis padres quisieran arrendarme un departamento pero yo prefiero ser independiente. No sé, quizás estoy siendo muy orgullosa." "No, estás haciendo lo correcto. Dónde deberías ser aún más orgullosa es en tu trabajo. Hacerte valer. Después vamos a hablar más de eso." No podía estar ganando tan poco. O ahorraba mucho o la estaban explotando groseramente. "¿Comamos? Todavía está tibio" Mi almuerzo de ayer fue frío, dedujo correctamente que no me gusta muy ...
«123»