1. Que delicioso es Felipe


    Fecha: 05/02/2019, Categorías: Hetero Infidelidad Autor: gortia12345, Fuente: CuentoRelatos

    Hola, soy Carolina y nuevamente escribo desde la cuenta de mi primo Francis, ya es mía prácticamente, ya que él me dice que no la volverá a usar. Bueno, después de algunos meses vuelvo a escribir, no había tenido tiempo, entre el trabajo, mi novio y mis amigos me quedo sin tiempo. Ahora paso a contarles lo que paso con Felipe, que conocí en la salsoteca de bellavista la noche que salí con mi amiga Luisa, esa noche bailamos, nos besamos y luego termine chupándole la verga en el segundo piso hasta hacerlo acabar. Bueno, ese esperado viernes llego, con Felipe acordamos juntarnos en el parque de los reyes a eso de las 7 de la tarde, frente a unos departamentos nuevos debía esperarlo y él me recogería en su auto, llegue cerca de las 5 de la tarde a mi casa para arreglarme, quería estar sexy y lo mes atractiva posible para Felipe, en eso me llama Matías, mi novio, le invente que saldría con unas compañeras para tomar un trago, que regresaría cerca de la media noche y lo pasaría a ver. Me desvestí y me metí a la ducha, luego escogí mi ropa, una ajustada y corta falda de color negro y una blusa color rojo oscuro, un sostén sexy, tacones altos, no me puse calzón, mi entrepiernas suave y depilada, estaba nerviosa y ansiosa, toda la semana pensando en Felipe, quería tenerlo dentro de mí. Llego la hora, era pasada las seis de la tarde, pedí un uber que me dejara en el lugar acordado, el chofer estaba hipnotizado con mi corta falda y mi escote. Me dejo frente al edificio, faltaban 5 ...
     minutos para las 7, un auto me toca la bocina y se detiene, era Felipe, rápidamente me acerque y me subí al auto, nos saludamos con un largo y apasionado beso, mientras sus manos recorrían mis muslos, las mías buscaron su entrepiernas, uff, que caliente me tenía este hombre. Manejó derecho y llegamos a la calle carrascal, doblamos por una calle, luego otra, el conducía mientras yo besaba su cuello y manoseaba su duro miembro por encima del pantalón, de solo recordarlo se me hace agua la boca. En una calle, al costado de unas casas había una entrada de auto con cortinas, entramos y nos estacionamos al lado de una cabaña, era un cuarto con una mesita, un televisor de led y una cama de dos plazas, al entrar nos besamos, sus manos se perdían en mis nalgas, rápidamente abrí su pantalón y me puse de rodillas, apenas baje su bóxer me metí su duro pene a la boca, se lo chupe durante unos minutos y luego el me levanto del suelo, mientras nos besábamos el me quito la blusa y yo a él su polera, vi su pecho cubierto de bellos, eso más me excito, me quito el sostén y comenzó a lamer y chupar mis pezones, estaba tan caliente que me dolían de tan erectos, me recostó boca arriba en la cama, se acomodó sobre mi poniendo su dura verga entre mis pechos, yo los apreté con mis manos para masturbarlo y le pasaba la lengua a la cabeza de su pene cada vez que se acercaba a mi boca, luego me beso largamente y me dijo - Por fin vas a ser mía- nuevamente nos besamos, el acaricio con su lengua mis pezones, ...
«12»