1. Que delicioso es Felipe


    Fecha: 05/02/2019, Categorías: Hetero Infidelidad Autor: gortia12345, Fuente: CuentoRelatos

    siguió bajando con su boca por mi abdomen hasta llegar a mi entrepierna, abrí lo más que pude mis piernas para dejar mi vagina a su disposición, su lengua recorría mis labios y mi clítoris de forma deliciosa, gemía de placer y me movía como desesperada mientras el saboreaba mi sexo, ya no daba mas de placer y tuve un tremendo orgasmo, el seguía lamiéndome y chupándome, luego se recostó a mi lado, sin dejar de tocar mi vagina - Que deliciosa eres, Caro- me dijo, yo lo mire directamente a los ojos y con voz entrecortada por mi excitación le dije - Hazme tuya, métemelo todo y hazme lo que quieras, hoy soy completamente tuya- él se subió encima de mí y suavemente me introdujo su duro miembro, poco a poco empezó a aumentar el ritmo de sus embestidas, yo sentía como ese duro pedazo de carne se abría paso dentro de mí, sentía como llenaba mi vagina con su duro miembro, el me besaba y chupaba mis pechos mientras yo acariciaba sus peludos testículos, sus movimientos dentro de mí me regalaron otro delicioso orgasmo, estaba en el cielo, sus movimientos no cesaban - Ah, mi amor, que delicioso- le decía yo , entre mis gemidos -¿Dónde lo quieres?- me pregunto, yo sin dejar de acariciar sus testículos mientras me cogía le conteste - En mi boca, acaba en mi boca- eso lo excito más y ...
     empezó a moverse con más velocidad, luego se levantó de mí y acerco su verga a mi boca, la empecé a chupara suavemente, acariciaba su glande con mi lengua sin sacarla de mi boca y con mi mano acariciaba sus huevos hasta que sentí el primer chorro, el caliente liquido fue llenando mi boca, de apoco me lo fui tragando para saborear el delicioso néctar hasta la última gota, luego nos recostamos encima de la cama, agotados. Me levante para ir al baño, luego nos bebimos una cerveza y encendimos un cigarrillo, conversamos un rato así, desnudos, acostados sobre la cama, luego encendí el televisor, en la pantalla apareció una rubia bañada en semen, rodeada de hombres, nos quedamos viendo la película porno un momento mientras Felipe se terminaba el cigarrillo, empecé a acariciar su pene con mis manos y baje para metérmelo a la boca, poco a poco se fue erectando y creciendo, que delicia tenerlo en mi boca, lo lamia y chupaba, me metí a la boca cada uno de sus peludos huevos y volvía a meterme su verga a la boca mientras el veía como se perdía su duro pene dentro de mí, su cara de placer me decía lo bien que se la estaba chupando, ya estaba listo para la segunda parte, la que les contare pronto, ahora debo irme a estudiar. Les mando un beso rico donde ustedes quieran. Carolina 
«12»