1. Embarazada de cinco meses, me alquilaron tres viejos


    Fecha: 09/02/2019, Categorías: Sexo en Grupo Sexo con Maduras Autor: MariaDream, Fuente: CuentoRelatos

    lo cual no estaba acostumbrada a recibir por parte de mis clientes. Dentro había dos habitaciones. En la principal, se encontraban otros dos señores, de su misma edad aproximadamente, ambos sentados en una mesa, fumando, y con signos de haber terminado de comer (Había platos usados y copas medio llenas de vino). Uno de estos hombres era un señor grueso, bajito y con apenas pelo. El otro, algo más alto pero no mucho, era delgado, tenía el pelo blanco y largo, y bigote aún negro. Yo permanecí inmóvil delante de ellos, esperando a recibir mi primer comando. El hombre que me recibió en la puerta se sentó al lado de los otros dos, y sonriendo nuevamente me dijo: -Ven y nos acompañas preciosa, siéntate aquí- Dijo a la vez que indicaba con su mano su pierna. Obediente, hice lo que me dijo, sentándome sobre su pierna lentamente, sintiendo como esta apretaba mis glúteos. A continuación, el hombre lleno una mano sobre mi cabeza, y comenzó a acariciarme. -Vaya, eres muy joven, pero eres preciosa. ¿Sabes ya si el bebé será niño o niña? Eres muy joven para ser madre-. Dijo a la vez que lentamente bajaba su mano y comenzaba a acariciar mi vientre. -No aún lo no sé-. Al decir estas palabras, sentí como el hombre comenzó a besar mi cuello. -Bueno pequeña, sabes muy bien para lo que te hemos contratado, ¿verdad? Queremos pasar un buen rato contigo- Los otros dos hombres, uno de los cuales se encontraba fumando, sonrieron perversamente. Entonces el caballero que aún me sostenía, me rodeó con ...
     uno de sus brazos, y lentamente introdujo su mano bajo mi camisa, subiendo hasta mi sujetador y comenzando a acariciar uno de mis pechos. -Eres muy joven, es la primera vez que haces esto?- Me preguntó a la vez que uno de los otros dos hombres llevaba su mano dentro de su paquete y el otro observaba lo que pasaba. -No, no es mi primera vez- Contesté. -Eres muy joven, ¿con cuanta edad perdiste la virginidad?- A la vez que pronunciaba estas palabras, a la cuales decidí no contestar, el hombre, junto conmigo, se puso en pie, y haciendo presión levemente sobre mis hombros me obligó a agacharme, quedando en cuclillas delante de él, con la intención de que le hiciese una felación. En esta postura, el hombre desabrochó la cremallera de su pantalón y dejó salir su miembro, ya medio erecto, el cual quedó delante de mi cara. -Vamos preciosa, chúpame un poco para empezar- . Obedeciendo, cerré los ojos, agarré su pene, y lo metí en mi boca, comenzando a realizarle una mamada. El hombre cogió mi pelo, moviendo suavemente mi cabeza al ritmo que también moví sus caderas, comenzando a gemir poco a poco. La habitación estaba en silencio, si sólo se escuchaba el sonido que hacía mi boca al chupar, y las bocanadas de humo del hombre que se encontraba fumando (El más delgado de ellos). A los pocos minutos, este hombre que fumaba se acercó hacia a nosotros, y sacando su miembro se colocó en la misma postura de su compañero, para recibir también una felación. Ellos me obligaron a ir alternando, y ...