1. Desafío de galaxias (capitulo 59)


    Fecha: 15/03/2019, Categorías: Grandes Series, Autor: calvito, Fuente: CuentoRelatos

    Como ocurría siempre que lo hacia sola, Marisol no podía dormir. Echaba mucho de menos a su adorada Anahis, y es que hacia ya casi un mes que no la veía. Tumbada en su camastro, en la soledad de la tienda de campaña, intentaba repasar los acontecimientos recientes, el tedioso trabajo de ir sofocando los focos de resistencia, pero, inexorablemente, la potente imagen de Anahis se metía por medio. Introdujo la mano en el pantalón y con un dedo comenzó a explorarse la vagina, primero despacio, pero paulatinamente fue aumentando la intensidad hasta que llegó al orgasmo; su cuerpo se crispó y notó como sus pezones se endurecían con un trallazo de placer que la colmó. Cuándo se tranquilizó, cogió su comunicador y miró la hora: era medio día en Mandoria. Se sacó una foto del dedo y se la envió a Anahis con un texto: «me acabo de hacer un dedo, con este dedo, estoy hasta la raja, jejeje». En los otros frentes de guerra, los dos ejes de avance convergían sobre Petara, y al unificarse las operaciones, el mando recayó en Esteban y Opx por antigüedad. El despliegue del FDI estaba casi completado y solo quedaba por cubrir los sectores centrales, y ahí fue donde se produjo el ataque. Era noche cerrada en Edyrme, la capital federal, cuándo de vórtices de salto aparecieron dieciséis naves corsarias. La mitad comenzó a cañonear desde la órbita, y las otras ocho naves penetraron en la atmosfera para atacar los centros políticos principales, que, aunque protegidos por escudos de energía, desde ...
     tan poca distancia, no aguantaban el poder de la artillería pesada corsaria. Destruidos estos, comenzaron a bombardear con bombas de caída libre que abrían cráteres de más de cien metros de diámetro. Cuándo la policía federal quiso reaccionar, todo había concluido, y las naves corsarias habían desaparecido. Desde el primer momento del ataque, el presidente y los ministros, fueron puestos a salvo en los búnkeres de seguridad, pero no así los representantes que vivían por toda la ciudad, aunque muchos, lo hacían en el complejo residencial gubernamental, y que precisamente fue totalmente arrasado. El análisis posterior del ataque, dejó a las claras que, en la primera fase, el ataque había sido muy selectivo: el objetivo principal fue el poder legislativo de la República, los demás fueron objetivos secundarios, pero, ¿por qué? Al recibir la noticia, Marisol confió el fin de las operaciones a Hirell y abandonó precipitadamente Kalinao, rumbo a Edyrme. A su llegada, el Fénix aterrizó en el puerto del complejo presidencial, mientras Marisol, en una lanzadera, inspeccionaba los daños del ataque intentando hacerse una idea clara de lo que había ocurrido. Terminada la inspección, la lanzadera aterrizó en las proximidades del derruido palacio presidencial. Seguida por Sara, y un par de escoltas, se encaminó a un grupo de instalaciones administrativas donde se había instalado provisionalmente la presidencia federal. Antes de reunirse con él, que estaba con su gabinete, Marisol y Bertil ...
«1234...»