1. Cuando le quité lo virgen a mi ahijada Ericka


    Fecha: 29/11/2019, Categorías: Primera Vez Tus Relatos Autor: José Luis Hernández, Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    Mi ahijada Ericka tenía 20 años y yo 40 cuando empezamos a tomar confianza y un día que fuimos a las pirámides de Teotihuacan, en lo alto de una de ellas nos empezamos a besar, sentí muy rico sus labios juveniles, delgados y muy sensuales, fue un beso tranquilo pero apasionado, lo disfruté mucho.
    
    Al siguiente día fui a esperarla a la UNAM donde ella estudiaba en la Facultad de Filosofía y Letras, y saliendo que nos empezamos a besar en una parte oscura del campus, y ella me pegó totalmente su cuerpecito. Entonces que me la empiezo a fajar muy rico manoseándola totalmente, sus ricos pechos que los tiene muy grande, y su hermoso trasero que me gusta mucho.
    
    Así pasaban los días y fajábamos muy rico cada que nos encontrábamos, y yo le empecé a pedir que fuéramos al hotel a coger y ella me decía que no, que era virgen y que le daba cierto temor su primera vez, que porque le habían dicho que dolía mucho. Yo le dije que se lo hiba a meter con mucho cuidado o que si quería ella que fuéramos al hotel a fajar y encuerarnos y que si no quería que la penetrara que sólo haríamos lo que ella quisiera.
    
    Hasta que un día fuimos al cine y empezamos a fajar muy rico ahí. Le pedí nuevamente que fuéramos al hotel y esta vez sí accedió y yo muy emocionado y nervioso me apresuré a salirme y llevarla al hotel antes de que se arrepintiera. Me acuerdo muy bien que me dio mucha ternura y pasión verla sentada en la sala del hotel en espera de que nos proporcionaran la habitación, pues su ...
     carita de niña no denotaban los 20 años que tenía, sino como de 16 o 17.
    
    Nos empezamos a fajar y manosear muy rico encuerándonos totalmente con mucha lujuria, pasión y deseo. Cuando por fin miré sus pechos grandes totalmente desnudos me excité más pues recordé como mi esposa me empezó a fantasear un día mientras cogíamos que yo mamaba rico los pechos de mi ahijada, pero esa es otra historia que después se las contaré.
    
    Con el recuerdo de mi esposa me abalancé sobre mi ahijada y le mamé muy rico sus pechos, ella temblaba, jadeaba y gemía muy rico y agarraba mi verga y me masturbaba muy rico. Me decía que estaba muy excitada de estar por primera vez con un hombre en la cama y que ese hombre fuera yo su padrino adorable.
    
    Después ella se levantó y que me empieza a mamar la verga y los huevos, lo hacia con tal esmero que poco faltó para venirme en su boquita de niña. Me contuve porque no supe si se enojaría y porque quería disfrutarla más. Pero en ese dái no me dejó penetrarla, y yo le dije que estaba bien, tuvo que masturbarme más con sus manitas juveniles hasta que me vine para que no me quedara yo a medias. Cuando la acompañé a su casa me agradeció mucho esta nueva experiencia en su vida y me agradeció que hubiera compartido mi cuerpo con ella, y me prometió que algún día s´si se dejaría coger por mi.
    
    Y así fuimos varias veces al hotel en donde fajábamos encuerados pero sin que me la cogiera, hasta que por fin llegó el día en que le quité lo virgen.
    
    Era en la mañana ...
«12»