1. Camino al paraiso II. Llegando al limbo.


    Fecha: 23/05/2020, Categorías: Incesto Tus Relatos Autor: karonte, Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    Camino al paraíso II. Llegando al limbo. 
    
    Ada se levantó pensando como arreglaría las cosas para que sus planes se llevaran a cabo. Durante el día escribió varias cartas y mandó un cable a Inglaterra pues ahí vivía alguien con quien ella pensó que podría contar. Durante el día vigiló la alimentación de su hijo y preparó a sus hijas para esa noche. Y la noche llegó.
    Hans esperó que fuera la hora y se presentó en la recamara de su madre esperando repetir lo de las noches anteriores, pero se sorprendió cuando su madre le dijo que esa noche no lo harían, que le tenía una sorpresa. Le pidió que se desvistiera y se metiera en la cama mientras ella le traía la sorpresa. Hans no lo pensó dos veces y se quitó el batín acostándose. Así pasó unos minutos y de pronto se abrió la puerta de la recamara y entro Ada acompañada de Helga e Hilda. Las dos venían vestidas con batas transparentes que dejaban ver su desnudes. A Helga apenas le despuntaban los pezones e Hilda tenía el pecho plano, una pelusa empezaba a cubrir el coño de Helga. De pronto Ada tomo la palabra.
    -Bien Hans, aquí están tus hermanas. A partir de ahora tomaras tu placer en ellas y en mí y ellas solo en ti hasta que tú decidas otra cosa. La idea es que tanto ellas como yo quedemos embarazadas de ti. Ya tengo un plan para encontrar por lo pronto dos hombres de suficiente abolengo que puedan ser maridos complacientes, pero eso después lo explicare, ahora se trata de cumplir con las normas familiares.
    Hans no creía lo ...
     que veía, se le salían los ojos de las orbitas y se le despertaban todos los deseos que jamás había experimentado, ellas solo se limitaban a murmurar.
    -Hay que pena……….
    Pero ahí estaba Ada, que empujó a sus hijas hacia la cama e hizo que se comenzaran a acariciar entre los tres, la erección de Hans fue inmediata y muy potente al grado que le dolía el pene, Ada muy sutilmente empujó la cabeza de Helga hacia el pene de su hijo y ella por puro instinto abrió la boca dándole cabida. A pesar de su ignorancia total del sexo, tenía el instinto muy desarrollado, pues ya hacía meses que se masturbaba en la soledad de su recamara, pare ella tener sexo con el beneplácito de su madre la llenaba de dicha, el que fuera con su hermano no le importaba en absoluto y lo hacía más excitante. Sintió en su boca la dureza de la berga de Hans y el sabor de sus líquidos seminales no que no le desagradó. Hilda se acercó a su hermano y los dos se besaron suavemente. Ahí se dio cuenta Hans de que obtendría mucho placer de su madre y su hermana Helga, pero con Hilda seria el amor lo que los movería, ella sería su verdadero amor por siempre. Introdujo su lengua en la boca de ella y ella le respondió de igual modo, estaba a punto de venirse en la boca de Helga cuando su madre los separó y las colocó a las dos acostadas boca arriba sobre la cama diciéndole.
    -escoge a cual desvirgas primero.
    Hans no lo pensó y escogió a Hilda. Su madre tomó un aceite lubricante y embarro la verga de su hijo, pero Hans ...
«123»