1. Razones para dos.


    Fecha: 10/10/2018, Categorías: Hetero, Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Todos nos llevamos bien en el barrio y aunque suceda un pensamiento caliente ente los que habitamos ahi conviviendo dia a dia tenemos que tener mucho cuidado con cualquier comentario. Yo soy Lily de cuarenta años y aunque casada parece no estarlo desde que mi marido se alejo de mi de manera intimar. Me molesto a un comienzo cuando mi esposo un poco mayor que yo comenzo a llegar a casa a deshoras, pero despues supe llevar la incomda situacion. Miraba a mi vecino Efra o Efrahim cuando hacias sus pechadas el suelo de su patio. Me recordaba de él cuando tan solo era un pequeño cuando iba todavia a la escuela, pero esos dias habian quedado en el pasado.. Lo miraba... y de repente cuando Efra haciendo sus pechadas no sé como se me vino a la mente que me miraba abajo de él haciendo sus pechadas, lagartija o como quiseran decirle que me cogia. Desperte de ese sueño para reprochar mi ideas erroneas para aquel muchacho que conocia muchos años tras. Me levante de la silla y rentraba a mi casa, pero senti la necesidad de darle una espiadita y ya. Su novia habia llegado y miraba como la agarraba con todas sus ganas para besarla a ella. Fue un beso de pelicula. Efra no sabia que yo le habia estado mirando y deseando un poco de él. Estaba masl con lo que pensaba, pero mi cuerpo no era suficiente fuerte para poderlo evitar. Efra me hacia soñar desde entonces y no perdia su hora de ejercicios en el patio de su casa. Pasaron seis meses sin que Efra no se pudiera nterar de que yo le habia ... estadoando hasta que un día me miro que le mirab y nos saludamos. Efra hacía sus lagartijas, pechadas mirandolo como una boba perdida. Día día sentia algo de ese muchacho porque ya no era quel chico y segun las lenguas en el barrio ya se tiraba a su novia, pero yo una mujer de mas edad que la de él con solo veinte años de edad me imaginaba que todo mis sueños estaban inalcansables aunque yo estaba segura de si misma que de cogerlo lo iba exprimir todo hasta dejarlo seco. Recuerdo que una mañana mientras lo miraba haciendo sus ejercicios, desde la ventana del cuarto mio, me asomada a la orilla de mi ventana y me mande una tremenda paja que por la puta me hacía bramar que chorree mis piernas cuando me corria...que corrida mas magistral. Me tape la boca para que no me escucharan como esa corrida me extremecia toda mi imagen de mujer. Los dedos los tenian que destilaban con mi propia leche. Este juego se comenzo a dar de vez en cuando y presenti que mi chocha ya queria su pija, pero por el temor al que diran me detenia a dar el primer paso. Efra me hacia romper las reglas y comence a masturbarme en su nombre. Era fantastico porque mi cuerpo lo desaba a toda costa. Un sabado, me levante muy alegre y, actuando de manear normal, senti deseos de oir musica de salsa y comence a bailar yo sola cuando mire al patio que Efra estaba escuchando mi musica y bailaba a la vez... al parecer no hacía sus ejercicos acostumbrado quizas porque la muscia lo distraia. Me asome a mi ventana y miraba a ...
«12»