1. Año nuevo, pija nueva


    Fecha: 11/10/2018, Categorías: Infidelidad, Autor: ámbar coneja, Fuente: CuentoRelatos

    Mi nombre es Verónica, tengo 38 años y no estoy de acuerdo con lo que hice aquella noche. Pero tampoco puedo jurar que estoy arrepentida, o que me la pase llorando por los rincones, Fue para fin de año que decidí disfrutar con mi marido David, su mejor amigo Claudio, con mis hijas Sofía y Pamela junto a sus respectivos novios, Javier y Guillermo, y la solterona de mi prima Inés. David y yo nos pudrimos de pasar el año nuevo y la navidad con nuestras familias. No se podía hablar de nada porque todo era un pretexto para una discusión. Además ven la tele a todo volumen, te critican si comés mucho, si te peinaste como una ridícula, si estás muy escotada o se te ve algo, si no rezás antes de la cena y miles de pelotudeces más. Ese fin de año en casa fue distinto. Nosotros seleccionamos la música, los tragos, la comida y los postres. Todo estuvo bien desde el principio. Después del asadito con ensaladas se armó el baile, y ninguno de nosotros se lo iba a perder. Dejamos a Sofía que tome todo lo que quiera de fernét, que Inés y Pamela fumen mariguana, que Claudio discuta de fútbol con Javier, y todo era una fiesta. Cerca de las 5 de la mañana David me dice que prefiere ir a acostarse. Estaba mareado de tantos espumantes y tenía un poco de acidés. Le previne que se tome una ducha para sacarse el olor a humo del cuerpo, ya que él estuvo al frente de la parrilla, nos dimos un beso apasionado y lo vi subir las escaleras rumbo a nuestro cuarto. Yo seguí prendida a la joda en el living ... con los demás. En un momento sentí envidia de las manos de Javier en el culo de Sofi mientras bailaban apretaditos. Pero fue peor cuando vi que Pamela ya bailaba en corpiño, ya que se le había manchado la remerita lila con ensalada de frutas. Su novio la miraba fumando un pucho, y se frotaba el bulto con disimulo. Volví a mirar a Sofía, y no me quedaban dudas de que la pija de Javi le rozaba la conchita con ardorosas ganas. Inés y Claudio me sacaron a bailar un tema de Los Decadentes, y me tuvieron que sujetar para que no me dé un porrazo por culpa de la plataforma de mis tacos. Ahí me los quité y bailé con ellos mientras bebíamos un mojito cubano delicioso. Todos hablábamos a los gritos porque no pensábamos bajar la música ni locos. Pero mis ojos de repente se clavaron en las tetas de Pamela, que estaba sentada en las piernas de Guille, besándolo sin censura y dejando que él se las re manosee. Salí de mi estupor cuando Sofía le gritó: ¡che boluda, tapate las gomas!, o querés que me saque la bombacha?! Todos dijimos una e gigante y sonora entre silbidos y movimientos torpes con las manos. ¡hacé lo que quieras So, pero yo estoy re caliente, y en cualquier momento le voy a pedir que me la ponga toda!, dijo Pame con la voz pastosa y descolorida. Otra eeee se amplificó de nuestras cuerdas vocales. Mis hijas nunca se habían comportado tan zarpaditas, por lo que no sabía cómo reaccionar. Lo claro es que Sofía, mientras ahora un tema brasilero nos contagiaba, ella movía las caderas ...
«1234»