1. Mi papi me folló por el culito (2ª parte)


    Fecha: 15/03/2019, Categorías: Incesto Autor: Aldebaran, Fuente: CuentoRelatos

    Después de nuestros maravillosos 3 días juntos, mi madre se había vuelto a ir de viaje de trabajo y mi hermano estaba de vacaciones con su novia, así que mi papi y yo nos volvimos a quedar solos. Era agosto y para no quedarnos aburridos en la ciudad, mi padre propuso irnos a la playa. Tenía un amigo que trabajaba en un hotel y enseguida nos consiguió una habitación en su hotel. (Con dos camas separadas, claro está) Cogimos el tren y a las pocas horas, estábamos en la playa. Nos instalamos en la habitación y enseguida quise bajar a la piscina. Me puse un bikini azul clarito, con lazos y mi padre un short azul, como os dije, se cuidaba mucho y tenía cuerpo para ello. Ya en la piscina (bajaríamos a la playa más tarde) los chicos no me quitaban ojo de encima. Tengo que reconocer que las mujeres tampoco le quitaban ojo de encima a mi padre. Me metí en el agua y no me di cuenta al principio, de que con mi bikini azul clarito, mis pezones se transparentaban. Así que mi coñito también, supuse. Tenía a mi lado a un chico de unos 20 años. Era mono, y yo también me fijé en él. Mi padre me hizo un gesto con la cabeza para que le diera conversación. Y así fue. Estuvimos hablando un buen rato y el chico se fue luego al otro lado de la piscina. En esto se acercó mi padre y me dijo: -¿Te gusta? -Sí, es mono. -Pues anda, ve a buscarle y fóllatelo. -¡Papi, que dices! -Tendrás que hacerlo con chicos de tu edad ¿no? -Sí, pero, ahora solo quiero follar contigo, papi. No quiero compartirte con ...
     nadie más. Estos días son solo para nosotros. Me miró y me sonrió. Después de un rato de nadar, empecé a aburrirme y además me dio una calentura, por lo que me salí del agua y me subí a la habitación, después de decirle a mi padre que me apetecía comer algo. Me metí en la ducha y comencé a masturbarme con el chorro de agua. Recorría mi chochito de arriba a abajo con suavidad, y luego me daba en el clítoris. Era una sensación maravillosa. Con el ruido del agua, no oí que la puerta de la habitación se abría. Estaba con los ojos cerrados, gimiendo como una loca de placer, cuando un ruido me hizo abrirlos. Era mi padre, que estaba en el umbral de la puerta del baño y me invitó a que terminara de masturbarme. Eso me puso a cien y como ya estaba casi al borde del orgasmo, enseguida me corrí con un grito muy grande. -¡Aaaaaah! Caí de rodillas en la ducha, extasiada de placer, mientras el agua caía sobre mi cabeza. Mi padre me cogió en brazos y me llevó a la cama. Puso la toalla en ella y a mi encima. Estaba toda mojada. Él se agachó a mi boca y empezamos a besarnos apasionadamente. Me metía la lengua hasta la campanilla y yo a él. Éramos como dos amantes enfervorizados. Estoy segura de que nunca experimentó tanta pasión con mi madre, como conmigo en este momento. Yo seguía mojada, así que nuestros cuerpos se escurrían y se frotaban mejor. Al poco su pene estaba erecto al máximo. Mientras seguíamos tocándonos y besándonos, le dije al oído que podía follarme sin condón, que ahora mismo ...
«1234»