1. Las consecuencias de ser infiel (Parte 2)


    Fecha: 13/08/2019, Categorías: Infidelidad Sexo con Maduras Autor: Erospopuli, Fuente: CuentoRelatos

    Poco a poco la iba metiendo, ella levanto su cabeza, la estrechez hacia que fuese con cuidado, lo que sentía era una mezcla de placer, gusto y poder. Cada vez se la metía mas rápidamente mientras la agarraba por las caderas. Mi respiración se alteraba, ella jadeaba y yo seguía metiéndosela cada vez mas bruscamente. Era mía, yo era quien mandaba, a ella le gustaba, una de sus manos estaba en su clítoris, frotándolo repetidamente. Mi polla entraba y salía cada vez mas rápido. Ella gritaba, yo notaba como el primer chorro de semen iba por mi polla, intentaba retenerlo, haciéndolo mas duradero y disfrutar mas del placer que aquel culo me proporcionaba. Ella se retorcía de placer, yo estaba a punto ya, iba a explotar. Al momento saqué mi espada y el semen encontró la salida, me corrí encima de ella... Se dio la vuelta y cogió mi polla y se la introdujo otra vez en la boca, su calidez y suavidad contrastaba con la estrechez de su culo, el placer que sentía con mi polla en su boca era inmenso, mis manos estaban acariciando sus labios internos, rosados, calientes y mojados. Así estuvimos casi todos los días. Recuerdo que en nuestra segunda cita en la caseta, ella me confeso que era una amante de la penetración anal pero que su marido lo consideraba asqueroso. Al momento ella se engolosinaba con mi gruesa verga que chupaba con una pasión desbordada. Fue cuando besé sus nalgas redondas que ella me pidió, me suplicó que la penetrara en su ano. No me lo pensé dos veces, después de ...
     todo, el ver su rico culo invitándole a que lo destrozara con mi herramienta, era una de sus más deseadas fantasías. Entonces, empecé a lamer el área donde habría de trabajar. Me humedecí un dedo con saliva y lo introduje en el culo de Erika lentamente. Ella gemía cada vez que mi dedo penetraba más y más su interior. Con su mano ella acariciaba su clítoris y ante tal estimulación no tardó mucho en tener un orgasmo formidable. Tan pronto como ella se recobró de su orgasmo, tomé mi picha, escupí sobre su cabeza y lo guie al precioso orificio que estaba a punto de ser penetrado. Sin vaselina ni mas preámbulos se la metí de un sopetón hasta los huevos, pero ella ni abrió los labios, solo tembló de placer y pidió mas, así que yo continúe cada vez mas violentamente mientras mi mano llegaba hasta su coño, haciéndole una monumental paja. Nuestros gemidos se confundían con el ruido de nuestros cuerpos al chocar. Más y más rápido, con más y más fuerza... hasta que el final llegó, exploté en su interior. Mi semen inundó sus intestinos. Así estuvimos casi todos los días de mi luna de miel, hasta que volvimos a casa y aunque los cuernos con la venezolana fueron mas grandes que los de las demás, tampoco aquello me permitió sentirme realizado. De regreso a casa yo seguí con mi obsesión, follando a diestro y siniestro, de forma cada vez mas atrevida y desconsiderada. Llegado el momento, mi mujer dio a luz a un niño precioso al que pusimos mi nombre. Después de eso mi mujer muy caliente por el ...
«1234...7»