1. Las consecuencias de ser infiel (Parte 2)


    Fecha: 13/08/2019, Categorías: Infidelidad Sexo con Maduras Autor: Erospopuli, Fuente: CuentoRelatos

    largo periodo que había pasado sin mantener relaciones, me pedía hacer el amor casi a diario, pidiéndome que folláramos como en aquella noche en la que la deje embarazada. A mi la verdad ya no excitaba ella, y de hecho tampoco las múltiples conquistas que realizaba fuera del matrimonio, que cada día me dejaban peor sabor de boca y no me dejaban contento como al principio. Recuerdo especialmente una cena de negocios. Nos encontramos una tal Carolina y yo para una cita de negocios. Durante la cena muy animada y con vino de por medio se dio cuenta que la miraba con harto deseo. Sin perder tiempo ella tomó una servilleta y la colocó bajo mi copa, mientras salía en dirección al baño. Titubeé unos segundos y leí la nota en la servilleta: “SÍGUEME AL BAÑO, NO TE ARREPENTIRÁS”. Dudé unos instantes pero al fin me decidí y la seguí. Cuando llegué a la puerta me abrió haciéndome entrar en un sanitario. Mientras cerraba la puerta aproveché para levantarle la falda deliciosa que traía puesta y me dediqué a morderle las nalgas con frenesí, al tiempo que tomaba con mis dos manos su sexo ardiente. Rápidamente la doblé hacia la puerta y con su culo doblado chupeteé el agujero de su ano, mientras jadeaba de placer. Carolina lucía desesperada por tomar mi verga y mis bolas. Luego de chuparme la verga y tenerla lista ella con sus manos, se abrió el agujero de su culo y de un certero movimiento se ensartó mi enhiesta verga causándome un tremendo placer que no podía disimular. Mientras tanto ...
     busco sus deliciosos pezones y le coloco uno en la boca mientras saboreé el otro. Ensarté mis dedos en su vulva y ataqué su clítoris. En ese momento entró una chica al baño y nos oyó gemir a ambos. Abrió la puertezuela y nos miró extrañada. Alcanzando a ver la deliciosa vulva de Carolina. Inmediatamente entró a nuestro lugar y se inclinó besando el clítoris de ella causándole un gran orgasmo. Luego abrió su blusa y le colocó sus tetas (grandes y oscuras como sandias negras) y Carolina se las chupó como si fuera un dulce. A poco le aviso a Carolina que estoy a punto de lanzar mi leche, entonces ella la saca de su culo y ambas se inclinan ahora y me chupan la verga, aprovechando para besarse y besarme las bolas. Lancé tal cantidad de leche que luego tuvieron ambas que limpiarse la cara pues estaban bañadas de semen. Un par de años después los negocios iban de maravilla. Nos mudamos de nuestro piso a una villa en las afueras enorme, y la empresa iba tan bien que casi funcionaba sola. Mi socio y yo solo íbamos a hacer alguna gestión de vez en cuando. Mi mujer me dijo que era demasiada casa para ella sola así que quería contratar un matrimonio para le ayudara en las faenas ella y él hiciera de mayordomo, jardinero, chofer y todo el resto de tareas. Los elegidos fueron un matrimonio de color (negros para no irnos con tonterías) muy jóvenes, muy eficientes y muy baratos pues provenían de un país con problemas políticos y ellos por tener estudios no eran muy bien vistos así que tuvieron ...
«1234...7»