1. MI SOBRINO, MI AMANTE


    Fecha: 21/01/2022, Categorías: Confesiones Tus Relatos Autor: GISELA, Fuente: RelatosEroticos-Gratis

    empresas de Héctor logrando un ascenso gracias a su capacidad. Desde que mi sobrino se vino a vivir conmigo nuestra convivencia fue igual que cuando era un niño, compartíamos muchas cosas, él sabía que yo era la puta de un hombre mayor, jamás le oculté nada y él tampoco a mí. Como todo adolescente Beto salía con chicas y teníamos largas charlas sobre sexo, me contaba detalles de su vida amorosa y yo también le contaba infidencias mías, siempre fuimos compinches. También en lo cotidiano éramos bastante desprejuiciados, era tal nuestra confianza que a veces nos cruzábamos en la casa con poca ropa y en varias ocasiones vimos nuestra desnudez por casualidad a la salida del baño o a la salida de la piscina, a mi casi siempre me gustaba nadar desnuda. A pesar de esas situaciones, a veces buscadas, otras no,  una sonrisa de ambos daban por finalizadas ciertas intenciones. Beto es un chico guapo y a veces me olvidaba que era mi sobrino y el morbo se apoderaba de mí, no obstante él nunca se había animado a cruzar la línea, yo tampoco quería forzar una situación, el tiempo haría el resto.
    Una noche de verano estábamos a la luz de la luna sentados a la orilla de la piscina con los pies sumergidos, yo tenía un traje de baño de dos piezas muy diminuto, la parte de arriba apenas tapaba mis pezones y la parte delantera de tanga alcanzaba a cubrir la raja, mientras que el hilo trasero se perdía dentro de las nalgas. Esa noche noté que Beto me miraba distinto y yo también sentí íntimamente ...
     lo mismo con él. La conversación era sobre nuestro futuro, la posible venta de la casa y el carro, mis estudios, su trabajo, era una charla que no parecía suceder entre familiares. Comencé ver a Beto como un macho cabrío y no como un sobrino, no dejaba de mirar sus pectorales, sus hombros, sus bíceps, él ya había dejado de ser aquel niño que yo cuidaba, era ya un hombre con todas las letras, un joven con el que cualquier mujer desearía follar. Fue en ese momento que me dije interiormente “ Es ahora o nunca saber si él siente atracción sexual por mi”
    -Decime, Beto, ¿alguna vez me miraste con otros ojos? –
    - ¿mirarte cómo? -
    - como mujer, como una hembra deseada-
    Se puso colorado, pero no bajó la mirada, sus ojos brillaron con cierta lujuria desnudándome con su mirada.
    -eeehhhh…. una vez yo…. eeehhh-
    Comencé a reírme para aflojar la tensión
    -Y la verdad tengo que confesarte que muchas veces siento cierta atracción, principalmente cuando andas con ese traje de baño, en casa cuando andas envuelta en la toalla, o cuando te paseas con esas polleras cortas y se te ve asoma el culo, lo que pasa que tienes ese cuerpo impresionante y es difícil no mirarte-
    - ¿Y hasta donde llegaste con esa cierta atracción? -
    -Uy me pones en un compromiso Gisela!!!-
    -No pasa nada, tú sabes que entre nosotros nunca hubo secretos, y además tocamos temas de sexo, yo te conté intimidades, tú me contaste las tuyas, no tengas prejuicios conmigo habla con libertad-
    -Bueno si, me hice varias pajas ...
«1234...»