1. La violamos porque se la buscó


    Fecha: 13/09/2018, Categorías: No Consentido Autor: ámbar coneja, Fuente: CuentoRelatos

    zapatillas. Se las hice oler, después entre los tres la pusimos boca abajo para atarle las muñecas al respaldo de la cama, Mirko le sacó la calza a los tirones, Wily le daba la pija en la boca para que no grite y yo le daba unos buenos zapatillazos en el culo. Ella se nos resistía pero no tenía fuerzas para combatirnos. El Wily le cortó la tanguita con la tijera, y los tres nos reímos porque adelante tenía una inscripción que decía “fácil y turra”. Mirko se la enredó en la chota y sin más se la encajó en la boca, justo cuando el Wily se le subía encima para cogerla rápido por la concha, y yo me re pajeaba. ¡chupá putita, comete mi pija y tu tanga mami… te gusta cómo te coge el Wily zorra?, te va a llenar de leche porque no se puso forritos!, le decía Mirko antes de atragantarla con su semen, y enseguida la desatamos para cagarla a palos entre los tres. Fue una lluvia de piñas, patadas y puteadas, ella contra nosotros, y todo para manosearla toda, chuparle las tetas y la concha en cuanto cayó al piso por una trava que le propinó el Wily. ¡qué rico el sabor de la argolla de mi hermana! Nos peteó largo rato acostada en las baldosas frías, metiéndose por momentos las tres juntas al tiempo que la escupíamos, le enterrábamos dedos en la concha para que los chupe y le estirábamos los pezones para que chille como un bebé. Luego la llevamos a la cocina donde la tiramos sobre la mesa. Wily se le trepó para clavarle la chota en la concha y nosotros la instábamos a que nos pajee. ...
     Después la arrodillamos en el suelo para que vuelva a mamarnos la pija a Mirko y a mí mientras Wily le daba unos cintazos. Sabía que no pasaría demasiado para llevarla a la cama de mami y turnarnos lo apretadito y preciado de su culito, el que le escupimos sin parar de ensartarle los dedos. Primero se la culeó Mirko mientras la obligábamos a tomar una birra helada, ¡y la gila se ahogaba por el mete y saca de Mirko y por las estiradas que el Wily le hacía a sus pezones erectos! La Colo nos pedía más pero no quería que la lastimemos. Después otro round de piñas y sopapos, los tres contra ella. Hasta que el Wily la sacó de la cama de los tobillos, y su piel paseó por todo el suelo hasta retornar a nuestra pieza. Ahí el Wily vació sus dos cajones de ropa interior, le quemó varias bombachas y corpiños, también algunos libros y unas camperitas. Le afanó unos cuantos encendedores y después volvimos a atarla a la cama, pero esta vez boca arriba, y de manos y piernas. Allí Mirko la rapó completamente tras taparle la boca con cinta adhesiva, le volcó una cerveza entera entre las tetas mientras Wily le cogía la concha con toda la agresividad y la paz del mundo, ya que le atamos las gambas bien separadas, y yo le mordía las tetas junto a Mirko con quien nos cansamos de darle pijazos en la cara. Me fascinaba verla lagrimear, haciendo fuerzas para zafarse y enfurecida por estar casi pelada. El Wily le acabó adentro apenas Mirko le arrancó la cinta de la boca para que la Colo haga unas buenas ...